Los efectos de tomar Totum Sport para Rubén Gutiérrez

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Rubén Gutiérrez nos cuenta que en estos dos años y medio tomando Totum Spor han desaparecido por completo los calambres y no se ha vuelto a resfriar.

 

La primera noticia que tuve de Totum Sport fue a principios de 2013, cuando lo vi en las Redes Sociales. Me llamó la atención que fuese una bebida para deportistas compuesta por agua de mar, y no como el resto de marcas comerciales de bebidas isotónicas. Captó mi atención y empecé a interesarme por el producto. Lo probé y demás, pero el tema quedo un poco aparcado.

Ya en la temporada 2014-15 lo comencé a tomar de manera continuada durante los entrenamientos, y esta temporada 2016-17 está siendo la tercera que sigo utilizando Totum Sport de manera asidua en mis entrenamientos.

En estos casi dos años y medio usando Totum Sport, os puedo contar fundamentalmente dos consecuencias que he obtenido:

 

Han desaparecido por completo los calambres.

Antes de nadar, cuando era pequeño, practiqué todo tipo de deportes (tenis, balonmano, futbol-sala, atletismo, ciclismo, etc.), y en todos ellos destacaba por la fuerza, no por la resistencia. Era el típico chico más bien “fuertecito”. No estaba gordo, pero no era para nada delgado. Además he destacado siempre más concretamente por la fuerza de piernas. Recuerdo con 16 años, el primer día que fui a un gym, que me senté en la máquina de los cuádriceps, y pude levantar todo el peso de la máquina haciendo series de 10 repeticiones como los más “petados” del gym.

Todo esto hacía que al nadar tuviese bastantes problemas de piernas, sobre todo al ir dedicándome más a entrenos de fondo y larga distancia.  En principio comencé a utilizar una patada de crol más estabilizadora que propulsora, para apenas consumir energía en el tren inferior (algo lógico y recomendable en pruebas de fondo), pero el día que me ponía las aletas, o tocaban series de velocidad, o fuerza, con salidas desde el poyete o fuertes virajes… era un suplicio. Continuamente sufría tirones y rampas, tanto en gemelos como en la planta de los pies. Tanto es así que frecuentemente  tenía que abandonar el entreno al sufrir el tirón, y estar varios días sin nadar e incluso asistir al fisio para recuperarme.

Desde que uso Totum Sport (me tomo un sobre antes del entreno) han desaparecido los tirones. Es verdad que aún tengo algún “amago” de tirón o rampa, sobre todo al usar las aletas, pero es suficiente con parar y relajar el músculo para poder terminar el entrenamiento. Además al día siguiente estoy en perfectas condiciones. Lo mismo me ocurre en las competiciones, donde también suelo tomar un sobre de Totum Sport antes de las pruebas. En las Travesías a Nado, donde la meta está corriendo unos metros sobre la arena de la playa, la transición del nado a la carrera a pie es uno de mis puntos fuertes. En ese tramo suelo ganar posiciones y nunca pierdo ninguna. Sé que puedo traccionar fuertemente desde los primeros apoyos, sin riesgo a que se me suban los gemelos o la planta del pie.

 

No he vuelto a tener un constipado.

Otro gran “problema” que ha desaparecido desde que tomo regularmente Totum Sport, son los constipados en invierno. Al ir a nadar solemos salir con el pelo mojado de un ambiente muy húmedo y caluroso como es la piscina, a uno mucho más seco y muy frío. Estos cambios de temperatura, a pesar de llevar gorro de lana y demás, me solían castigar con no menos de dos constipados por invierno, con sus 10 días de no dejar de sonarte la nariz, sin poder dormir bien, tosiendo, tomando frenadol o couldina e incluso con fiebre. El que lo ha sufrido sabe que esto te corta el ritmo de entrenamientos y te deja débil. Todavía puede ser peor si te pilla en plena puesta a punto para una competición importante, como me ha pasado en más de una ocasión.

Estos tres inviernos, no te tenido ningún constipado, y toquemos madera para que siga así :).

Como decía antes, suelo tomar un sobre de Totum Sport antes de mis entrenamientos, ya que suelen ser de entre una hora y hora y media. Durante el entreno, si es en piscina, tengo una botella de agua o de isotónico. En entrenamientos más largos, he aumentado el número de sobres. Como por ejemplo en el del 100×100, que son unas 3 horas seguidas, donde tomo uno antes de empezar, otro a la hora y cuarto y otro más a las dos horas y cuarto.

En competición, en la Travesía de Los Puertos en Almería, eran 8 km en unas dos horas, media hora de descanso y 5 km más. Allí tome un sobre de Totum Sport antes de la salida, y otro sobre en la transición entre los 8 km y los 5 km. No pudo salir mejor, pues me iba jugando el pódium absoluto de la clasificación final con un nadador que iba dentro de mi grupo. Al verle un poco justo me puse a tirar con todo los últimos 1.500m de la prueba (tras llevar ya 11.500m nadados…). Llegué al final incluso esprintando para recuperar el máximo de tiempo, ya que él me había sacado algo en la primera parte.

Como todos los nadadores sabéis, en competición es complicado parar a avituallarse, y más si estas son cortas y rápidas, o si estás en el grupo cabecero y nadie para de nadar ni un segundo.

En estas ocasiones es imposible tomarse el sobre de Totum Sport (por eso siempre lo tomo antes de la salida), pero siempre llevo otro conmigo por si la prueba se alarga más de la cuenta o el grupo en el que voy nadando se para en algún avituallamiento que haya dispuesto la organización. Es ahí donde aprovecho para tomar un segundo sobre de Totum Sport.

 

Rubén Gutiérrez ¡Shut up, and swim!

Share.

About Author

Leave A Reply